TERAPIAS NO FARMACOLÓGICAS

La demencia no es una enfermedad específica. Es un término general que describe una amplia variedad de síntomas relacionados con el deterioro de la memoria u otras capacidades de razonamiento. Es lo suficientemente grave como para reducir la capacidad de una persona para realizar las actividades cotidianas.

La enfermedad de Alzheimer representa entre el 60 y el 80 por ciento de los casos, encontrándose como la tipología más común.

Es un proceso largo que puede llegar a durar varios años. En todas las fases de la enfermedad. En especial en las personas con mayor afectación, es de vital importancia cubrir sus necesidades básicas. Estas necesidades son tal como el bienestar, autonomía, movimiento, interacción social y derechos fundamentales. De forma que es el objetivo primordial.

Grupo ASOMA desde todos sus centros, trabaja en base a ello e intenta satisfacer este tipo de necesidades.

El proceso patológico de la demencia compromete las capacidades cognitivas, funcionales y conductuales de la persona. Los medicamentos con los que actualmente contamos ralentizan el avance de algunos de los síntomas, aunque tienen una efectividad limitada. Es por ello que se plantea el uso de Terapias No Farmacológicas como complemento en la intervención en personas con demencia.

Se entiende por Terapias No Farmacológicas

“Cualquier intervención no química, teóricamente sustentada, focalizada y replicable, realizada sobre el paciente o el cuidador y potencialmente capaz de obtener un beneficio relevante”. (Olazarán et al., 2010).

Los objetivos terapéuticos del tratamiento no farmacológico son:

  • Estimular, mantener o potenciar las capacidades preservadas del residente.

  • Dar seguridad e incrementar la autonomía del usuario en las actividades de la vida diaria (AVD).

  • Evitar la desconexión con su entorno. Fortalecer las relaciones sociales.

  • Estimular la propia identidad y autoestima.

  • Minimizar el estrés y evitar reacciones psicológicas anómalas.

  • Retrasar o enlentecer la evolución de la enfermedad. En consecuencia, mejoramos el rendimiento cognitivo y funcional.

  • Mejorar la calidad de vida de la persona.

Entre las terapias no farmacológicas que se realizan en los centros del Grupo ASOMA, encontramos las siguientes:

 

  • Estimulación cognitiva: Conjunto de acciones que se dirigen a mantener o mejorar el funcionamiento cognitivo mediante ejercicios de memoria, percepción, atención, lenguaje, funciones ejecutivas, funciones visuoespaciales, etc.

  • Reminiscencia: Elaboración cognitiva y afectiva a partir de acontecimientos o experiencias del pasado remoto.

  • Entrenamiento en AVD: Práctica guiada mediante supervisión y/o mínima ayuda necesaria, ofrecida de forma gradual de alguna actividad básica de la vida diaria. El fin es mantener la mayor autonomía posible en dicha actividad.

  • Intervenciones conductuales: Actuaciones basadas en el análisis de los antecedentes y consecuencias de la conducta. A través de ello se busca reforzar las conductas adaptadas o que generan placer, modificar las conductas desadaptadas o que generan sufrimiento.

  • Intervenciones sensoriales: Utilización de estímulos dirigidos a alguno de los sentidos, de forma que se favorezcan las operaciones cognitivas.

  • Gerontogimnasia: Ejecución guiada (mediante indicación verbal o por imitación) de ejercicio aeróbico. Se encuentra dirigido a mejorar la resistencia, la flexibilidad, el equilibrio y la coordinación.

 

  • Terapia asistida con perros: Desde Terracan Badajoz se realizan actividades terapéuticas. Estas actividades se destinan a la promoción de una mejora psicológica, social, emocional y/o cognitiva de las personas destinatarias a través de su equipo especializado y entrenado.

  • Encuentros intergeneracionales: Actividades en las que trabajan juntos personas mayores y niños. De forma que,con los beneficios que conllevan estas relaciones, abarcan las necesidades de educación, la transmisión de valores o de tradiciones culturales, el aprendizaje de modelos positivos, etc.

  • Laborterapia: Método que se usa para mantener o rehabilitar determinados aspectos de la persona. A nivel físico-funcional se trabajan aspectos como la movilidad articular de miembros superiores, pinzas digitales, agarres, coordinación óculo-manual. A nivel cognitivo se trabajan componentes como la atención sostenida, la orientación temporo-espacial, las praxias y gnosias visuales y la memoria de trabajo, etc.

  • Terapia recreativa: Propuesta y ejecución de actividades lúdicas guiadas o supervisadas, con el fin de provocar una mejoría global.

 

En definitiva, desde los centros del Grupo ASOMA se trabajan cada una de estas actividades que conforman la Terapia No Farmacológica. Sirve de complemento a la Terapia Farmacológica.

El objetivo principal es mejorar la calidad de vida de nuestros residentes.


CUIDAMOS DE LOS NUESTROS

ES SU CASA…

EN SU PUEBLO…

SIN IR MÁS LEJOS

 

Visita nuestra web: www.grupoasoma.com